Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Mi Tocadisco Radio

02:00 10:59

Programa actual

Mi Tocadisco Radio

02:00 10:59

Background

BOB MARLEY E ISMAEL RIVERA: ENTRE EL REGGAE Y LA SALSA

Escrito por el marzo 18, 2024

Por Alfredo Morales

Las sociedades caribeñas han inventado modos de vida, de expresión y de reproducción cultural situada en la ribera de las promesas y de los proyectos políticos. Sus expresiones sonoras emergen desde comunidades en las cuales, en cierta forma, prevalece la esperanza.
La salsa es un ritmo particular, forma o género musical, como bien
explica Quintero Rivera: “Una manera de hacer música” que se
caracteriza por su heterogeneidad y mezcla de estilos. La salsa
combina libremente diferentes ritmos y géneros del Caribe
afroamericano, como el son, guaracha, rumba, bomba, plena, merengue, seis, aguinaldo, reggae, cumbia, vallenato, samba, hip-hop, guajira, tamborito, ranchera mexicana, etc. Como movimiento, surgió de la continua intercomunicación entre Nueva York y las sociedades caribeñas, es de carácter profundamente “contemporáneo, áspero y urbano”.
Rastrear las primeras manifestaciones que influyeron en la salsa
resultaría entrar en detalles complicados que, para los motivos de
esta publicación no convienen enunciar, pues resultarían
interminables.
Hablar de géneros musicales del Caribe afroamericano trae a colación la música de Bob Marley, que como sabemos, era nativo de Jamaica y representó un símbolo de esperanza y optimismo para los miembros de la comunidad negra en su lucha contra la opresión. A través de su música, Marley abordó diversas cuestiones de subyugación como las muchas desventajas de los negros en su intento por sublevarse contra la autoridad blanca.
La música de Marley era considerada como la voz de los negros que
buscaba revelar las deficiencias tan notorias en la calidad de vida de las comunidades afro’. A menudo, Bob era considerado un líder
político radical, pero su postura política provenía del amor, que
él veía como un “inquebrantable conocimiento de la unidad de la
humanidad”. La libertad ante la opresión era el mensaje aplastante
enviado a través de la música de Marley en su intento por restaurar
la cultura africana en el caribe y conseguir el respeto por la comunidad negra.
La intensión de Marley no es ajena a otros propulsores de ritmos
caribeños, por ejemplo, resaltan personajes de la talla de Pierre
Décimus, Francisco “Ñico” Lora, Antonio Abreu, Cuco Valoy,
Wilfrido Vargas, Fernandito Villalona, Leonardo Paniagua, Blas Durán, Alton Ellis, Jimmy Cliff, Wayne Smith. A su vez varios exponentes y músicos vinculados a la salsa, como Ismael Rivera, quien orgulloso del color de su piel, le cantó a su raza temas como “El Nazareno”, “Las Caras Lindas”, “Mi Negrita Me Espera”, “El
Negrito Bembón”, “Witinila”, “Colobo”, “La Perla”,
entre otros, que lo colocan al mismo nivel de Bob Marley, Fela Kuti o James Brown.
Lara López de Jesús en su libro “Encuentros Sincopados: El Caribe
contemporáneo a través de sus prácticas musicales” publicado el
01 de enero del 2003, nos dice que musicalmente, el Caribe insular es un mundo desbordante que crea una amplia red tejida por sonidos, ritmos y bailes que no respeta las fronteras, que desafía las
separaciones, las purezas y las autenticidades construidas por las
naciones. Así, la salsa se alimenta del merengue dominicano, el konpa dirék haitiano influye en el zouk, el calypso trinitario y se
transforma constantemente.
Por su parte el reggae jamaiquino se internacionaliza a gran
velocidad. A pesar de este desbordamiento, existen pocos trabajos que relacionen el valor social, cultural e histórico de las prácticas
musicales caribeñas con la historia particular del Caribe insular de
habla hispana, inglesa y francesa, sobre todo a partir de los procesos históricos de descolonización y de las nuevas hegemonías surgidas desde principios del siglo XX. La presente investigación sigue los acontecimientos históricos y musicales que representan un significado especial para el Caribe.
Todo lo anterior nos lleva a concluir que a través de la música, por
ejemplo, se expresa la necesidad del progreso social en el que hay
unidad, donde se dialoga y refleja algunos procesos sociales,
políticos e históricos.
Si de situaciones históricas se trata, es importante mencionar aquel
suceso memorable que quedará grabado en la historia de la música, y
que involucra a dos grandes exponentes de nuestra expresión
afrocaribeña, me refiero a Don Ismael Rivera y Bob Marley, que
procedo a relatarles:
En 1980, Bob Marley, con su grupo “The Wailers” lanzan al mercado
musical su álbum número 12, llamado “Uprising”, cuyo éxito fue
arrollador, propiciando una gran gira europea que incluía países
como Suiza, Italia, Irlanda y Escocia, batiendo así todos los records
de asistencia.
La gira comenzó en el Hallenstadion de Zurich, Suiza, el 30 de mayo
de 1980, y terminó el 23 se Septiembre del mismo año en el Stanley
Theatre en Pittsburg, Estados Unidos. En medio de la gira, exactamente
el 03 de Julio de 1980, Marley y su banda se presentaron en BOURGET en París, e Ismael Rivera fue el elegido para abrir, con 3 temas, ese histórico concierto en Francia que contó con más de 75.000
asistentes.