Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Mi Tocadisco Radio

02:00 10:59

Programa actual

Mi Tocadisco Radio

02:00 10:59

Background

En una misión de Dios: la historia definitiva de The Blues Brothers

Escrito por el marzo 28, 2024

En el nuevo y profundo libro de Daniel De Visé, The Blues Brothers – An Epic Friendship, the Rise of Improv, and the Making of an American Film Classic, el autor hace todo lo posible para detallar no sólo la realización de la película de los Blues Brothers (que es una historia loca en sí misma), pero se remonta al principio, detallando la educación de los dos actores, sus exploraciones en una floreciente escena de comedia, su ascenso en SNL y todo el blues que se puede imprimir.

Al relatar recuerdos de los compañeros de secundaria de John Belushi y de los compañeros de teatro universitario de Dan Aykroyd, el libro pinta un cuadro de dos crianzas muy divergentes que resultaron en dos artistas tremendamente diferentes cuyas ideas de comedia de alguna manera se superpusieron lo suficiente como para convertirse en amigos para toda la vida. Sus tortuosos caminos hacia Saturday Night Live están salpicados de una pasión deslumbrante por la música auténtica (Belushi por el heavy metal y, finalmente, el R&B, Aykroyd por el blues eléctrico), que inevitablemente se abrió paso en sus actuaciones (tanto dentro como fuera del escenario).
Si bien Aykroyd y Belushi tenían perspectivas diferentes, su yin y yang se convirtieron en una poderosa asociación creativa que traspasó los límites de lo que podría ser la comedia en televisión, mientras celebraban fiestas que duraban toda la noche en el bar secreto de blues de Aykroyd, donde Keith Richards y Francis Ford Coppola sirvió bebidas detrás del mostrador. Si bien los antecedentes de los dos comediantes vertiginosos son convincentes y están bien contados, el asunto realmente se pone en marcha a medida que el largometraje comienza a enfocarse. El libro cuenta anécdota tras anécdota sobre el proceso, los personajes, las acrobacias y las estrellas invitadas, cada una más sorprendentemente imposible que la anterior.

Una breve lista de descubrimientos del libro:

• El nombre “Elwood” proviene de Elwood Glover, un presentador de un programa de entrevistas que Aykroyd pensaba que era “el hombre más aburrido de la televisión canadiense”.

• Las características gafas de sol Ray Ban se usaron por necesidad ya que las inseguridades de Aykroyd lo hacían reacio a hacer contacto visual y los ojos de Belushi siempre estaban inyectados en sangre debido a su constante libertinaje.

• Los músicos de SNL llevaban consigo pequeños señuelos “Botellas Belushi” de cocaína y sólo quedaba un poquito porque si Belushi conseguía su alijo real, sería aspirado en un instante.

• El álbum debut de los Blues Brothers, Briefcase Full of Blues, enumeró los nombres reales de las dos superestrellas de la comedia sólo en la parte posterior de la cubierta del disco como “un agradecimiento muy especial a Dan Aykroyd y John Belushi” (y el álbum ocupó un lugar más alto que el de la posguerra real). álbumes de blues de B.B. King y Muddy Waters).

• Belushi tenía la costumbre de prender fuego repetidamente a su colchón mientras se quedaba dormido fumando. (Tres paquetes de cigarrillos al día, hábito de cocaína, adicción a Quaalude, anfetaminas, dosis regulares de mescalina).

• Dan Aykroyd casi pierde la única copia del guión mientras aún lo estaba terminando. Después de una búsqueda frenética en las oficinas de 30 Rock, encontró las páginas en una pila de viejos guiones de SNL, destinados a la trituradora.

• El guión original tenía 324 páginas (la mayoría de los guiones de películas tienen entre 95 y 125 páginas) y se los entregó personalmente a los ejecutivos de la industria cinematográfica envueltos en las tapas arrancadas de las guías telefónicas.

• El presupuesto original de la película era de 10 millones de dólares, pero finalmente se disparó a 27,5 millones de dólares, más de lo que Steven Spielberg gastó en Encuentros en la tercera fase.

• Landis quería que B.B. King fuera una de las luminarias del Rhythm and Blues en la película, pero el manager de King indicó que la leyenda de la guitarra estaba demasiado ocupada de gira para aparecer en la película. Más tarde, King quedó devastado cuando descubrió que su gestión había sido aprobada.

• Después del estreno de la película, la carrera largamente dormida de Cab Calloway revivió, lo que provocó una avalancha de contrataciones para su nueva Big Band, pavoneándose con un traje zoot interpretando “Minnie the Moocher” mucho más allá de los 70 años.

• La destrucción desenfrenada del centro comercial abandonado (que estaba lleno de productos podridos y pronto se llenó de gases de escape de automóviles y caucho quemado) resultó en sólo una pequeña herida que requirió dos puntos.

• La nueva alcaldesa de Chicago, Jane Byrne, se había enfrentado a tanta virulencia y misoginia por parte del personal que había trabajado para su predecesor Richard J. Daley, que alegremente dio permiso al equipo de filmación para estrellar autos contra su homónimo Daley Plaza.

• Durante la tranquila escena del ascensor cerca del final de la película, se reproduce una sensiblera versión en Muzak de “La chica de Ipanema” de Antônio Carlos Jobim como forma de retribución ya que el director John Landis quería usar una versión parodia de la canción en Animal House. pero Jobim no lo permitiría.

• Landis originalmente quería dejar caer el Pinto naranja conducido por los odiados nazis de Illinois desde una altura de “No sé, ¿cinco o seis mil pies?” pero finalmente aceptó mil doscientos pies (la altura del edificio John Hancock). Si bien esto era más bajo de lo que el director quería originalmente, seguía siendo tan alto que LA FAA TENÍA QUE CERTIFICAR EL PINTO COMO AVIÓN.
Además de la información biográfica detallada y la investigación cinematográfica detrás de escena, el autor es un compositor musical establecido (y colaborador ocasional de AllMusic) y ofrece un rico nivel de detalle sobre el blues eléctrico, la cultura musical de los años 70. (incluida Disco Demolition Night en Comiskey Park) y conocimientos sobre las estrellas musicales invitadas de la película (Cab Calloway, John Lee Hooker, Aretha Franklin, Ray Charles, James Brown y otros). El libro cuenta con amor la historia de un viaje a alta velocidad que se eleva triunfalmente y, como era de esperar (suponiendo que el lector conozca el destino de John Belushi), se estrella al final.